Si concibes a los consumidores como eso, como “simples” consumidores, tu pensamiento se encaminará a crear productos con buenas prestaciones.

Pero si añades dos capas de interés y los piensas también como ciudadanos y seres humanos, tus creaciones tenderán a incluir beneficios que no sólo son las prestaciones del producto.

Las personas no vendrán a ti sólo por tus productos (que son imitables), sino también por cómo eres (eso es único) y cómo les haces sentir (eso es inolvidable).

Así de simple, así de rentable.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.