Matterialismo es materializar proyectos que importan.

Importan porque su propósito conecta con el propósito de los públicos con quienes establece relaciones de intercambio: equipo interno, clientes, proveedores, inversores, instituciones, ciudadanía …

El propósito vive a ambos lados de la acera. Descubrir y conectar propósitos propios y ajenos es un acto civilizatorio.

La belleza del comercio.

Por eso me rechina la expresión «comercio justo». El comercio o es justo, o no es comercio, será otra cosa.

(Gracias a José Luis Antúnez y a mis compañeros en Tramontana. Son un caldo de cultivo efervescente).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.