Matterialismo es materializar proyectos que importan.

Importan porque su propósito conecta con el propósito de los públicos con quienes establece relaciones de intercambio: equipo interno, clientes, proveedores, inversores, instituciones, ciudadanía …

El propósito vive a ambos lados de la acera. Descubrir y conectar propósitos propios y ajenos es un acto civilizatorio.

La belleza del comercio.

Por eso me rechina la expresión «comercio justo». El comercio o es justo, o no es comercio, será otra cosa.

(Gracias a José Luis Antúnez y a mis compañeros en Tramontana. Son un caldo de cultivo efervescente).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.