Amada Andrea,

Hoy, en estas horas tardías del otoño de un año que pasará a la historia por su garra afilada y disruptiva, hoy, nos casamos tú y yo.

En este tiempo en que las noches profundas nos invitan a habitarlas, ofreciendo su mansa quietud para que sea nuestro calor quien caldeé la compañía con buenas conversaciones y caricias, afinadas como notas armónicas que saben tocar la cuerda exacta en el momento preciso, dando voz a la música callada que vive en nuestros corazones.

Los mismos corazones y corajes que nos han traído hasta este lugar, en este momento. En la Casa de la Justicia donde reina una mujer con balanza y venda en los ojos, aquí me presento ante ti, ante el mundo y ante las leyes de los hombres, y proclamo que aquí estoy, amor mío, porque al escucharte decidí quitarme la venda de los ojos y, entonces, descubrí una nueva mirada. Una mirada fundacional y constituyente de una nueva morada, donde habitarme como el hombre que deseo ser para ti, para nosotros.

Andrea, no hay magnitud ni unidad de medida que me sirva para expresarte la infinita gratitud que siento hacia ti, la mujer que ha puesto en mi vida el sentido trascendente de vivir en pareja. Un lugar donde la danza de femenino y masculino genera alegría, belleza y abundancia. Un lugar donde lo humano celebra lo divino.

¿Qué curioso que sea ante las leyes de los hombres que estemos aquí, hoy, celebrando la bendición de los dioses? Es una historia más para nuestro propio mito, ese que ya cuenta con pasajes hermosos, como aquel que narra la aventura de una mujer valiente que cruza los mares con su futuro a cuestas para dar cumplida cuenta de su propósito.

Es un honor que me hayas incluido en el viaje de tu destino.

Gracias Andrea. Gracias Lola. Gracias Luisa. Gracias también a Luciano, vuestro padre, por su gesto caballeroso. Y gracias especiales a doña Silvia y don Carlos Eduardo por haber abierto la puerta que te trajo a este plano carnal donde un hombre afortunado puede, hoy, abrazarte.

Te quiero Andrea.

11 de diciembre de 2020. Guadarrama. España.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.