Hoy como humanidad damos un paso más hacia la solución energética más inteligente: generar energía limpia y asequible allí donde se consume.

Lo que me resulta más interesante de la generación y almacenamiento distribuidos y baratos es que se incrementan las posibilidades de sumar la capacidad creativa de millones de personas que hoy están excluidos de los circuitos del conocimiento… , y de casi todo. Disponer de energía limpia, barata y distribuida no sólo trae beneficios ambientales, sino que transforma las relaciones de poder. Millones de seres humanos tendrán acceso a las posibilidades que la información y las máquinas, necesitadas de energía, nos pueden ofrecer.

Asimismo, cientos de miles de comunidades de todo el planeta podrán decidir sobre su modelo energético, sabiendo que el suministro de sus proveedores es estable e inagotable: el sol, los vientos, las corrientes de agua, las mareas …. Y será posible tanto en las urbanizaciones exclusivas de las élites o en los distritos industriales de occidente, como en los suburbios de Mumbai o las áreas rurales de África o América Latina.

Imagina las consecuencias: seres humanos habitando escuelas, hospitales, fábricas, oficinas, viviendas, transportes … que producen y usan energía limpia y barata.

Imagina a miles de ciudadanos consu-virtiendo en la tecnología que lo hace posible.

Imagina la nueva generación de invenciones que surgirán de las zonas del planeta que hoy no tienen energía o no están conectadas a Internet.

Cada vez estamos más cerca de un escenario donde ya no tengan sentido las “puertas giratorias”.

Si quieres profundizar en el fenómeno te recomiendo la lectura de Jeremy Rifkin, La Sociedad de Coste Marginal Cero, más que un libro una revelación que gira en torno al potencial que se deriva para la humanidad al integrar el internet de la información, el internet de la energía y la logística. En su obra Rifkin documenta y razona cómo se abre paso el procomún colaborativo desde las mismas entrañas del actual capitalismo de mercado.

También te recomiendo la presentación que Elon Musk hace de Tesla Powerwall, una propuesta que nos permite algo más que sólo soñar con la autogestión energética: “that’s the future we need to have … we must do, we can do and we will do“.

Desde el punto de vista del discurso de la marca me parece muy interesante (y acertado) cómo nos lo cuenta Tesla, pues se dirige a nuestro DESEO de cambiar, y no sólo a la necesidad.

Que lo disfrutes!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.