Hoy quiero formular dos preguntas dirigidas a toda la comunidad profesional del marketing, la comunicación, el branding, el management, la Responsabilidad Social Corporativa, la reputation economy, etc..:

La primera pregunta: ¿Cómo es posible que una empresa consiga 1 millón de clientes, venda todos los años 40 millones de yogures en 1.500 puntos de venta, con un precio 40% superior a la marca líder de la categoría, sin hacer publicidad, ni promoción, tan sólo visitas guiadas a sus instalaciones en Olot (comarca de La Garrotxa, provincia de Gerona, Cataluña, España)?

Este proyecto existe, nació en 1982 y se llama Cooperativa La Fageda.  Está integrado por 250 personas, de las cuales el 64% presenta discapacidad psíquica. Sus fundadores son la pareja formada por Cristóbal Colón y Carme Jordá, especialistas en psiquiatría clínica, que en 1982 no tenían ninguna experiencia empresarial, pero sí una intuición: un trabajo digno puede ser la vía para rescatar del tormento a quien padece de sufrimiento mental.

El profesor de IESE José Antonio Segarra ha publicado un artículo de 8 páginas donde podeis encontrar una narración clara y amena del proyecto (gracias profesor). Os recomiendo su lectura en quince minutos de pausa. Yo he seleccionado la siguiente cita:

“La creencia en la centralidad de la persona se traduce en su capacidad de transformación de la realidad, asumiendo su responsabilidad desde la libertad. Las personas con discapacidad psíquica y/o trastorno mental severo han sido ordinariamente atendidas en contextos paternalistas que las alejaban de cualquier responsabilidad y, por tanto, del uso de su libertad. En La Fageda se quiere acompañar a la persona para que asuma aquellas responsabilidades de las que sea capaz (ni más, ni menos), y de esta manera asumir la libertad que sí puede utilizar como propia. Esta creencia es llevada al extremo. El objetivo de la dirección es, por tanto, contribuir a que todas y cada una de las personas den lo mejor de sí mismas.”

La segunda pregunta: ¿Hay algo en La Fageda que podamos aprender sobre el eco social -1 millón de clientes- que alcanza un proyecto empresarial centrado en las personas? ¿Quizás sea la fuerza de la dignidad lo que impulsa a esta nave?

(Por si alguien se lo pregunta: por cada euro de dinero público recibido, La Fageda ingresa tres, en concepto de IVA y Seguridad Social).

6 Responses to La fuerza de la dignidad.

  1. Querido Luismi,

    El trabajo solo es trabajo, cuando es digno.

    Sabemos que hay buenas personas, lo que ahora debemos es perseverar en la búsqueda de métodos que nos ayuden a incrementar el número de personas preocupadas por su entorno y por el bienestar de todos los seres vivos.

    Suena bonito, es lo que pretendo prácticar, aunque a veces la lentitud es desesperante, cuando hablo de los neurotóxicos sistémicos, que tanto afectan a los insectos polinizadores y especialmente a la abejas (soy aprendiz de apicultor). Debemos profundizar en la idea de cuan imprescindible es la biodiversidad.

    Gracias por tu blog, es un magnifico medio para expresarme.

    • Hola Alejandro amigo, estoy muy muy de acuerdo en que el trabajo sólo es trabajo si es digno. Si no lo es, es simplemente una operación.
      Hablas de descubrir métodos … yo creo que el mejor método que tienes a tu alcance eres tú mismo, descubrir el potencial del que eres portador te llevará a conectar con personas afines que hoy desconoces, pero que están ahí, a tiro de click. Cuando conectamos con ese potencial todo es más sencillo, desaparece el esfuerzo y entramos de lleno en el placer de hacer las cosas que nos gustan como nos gustan. Entonces empezamos a descubrir que llegan a nuestra vida las personas con las que queremos crear.
      Me acabo de acordar de un interesante libro del también interesante Ken Robinson: El elemento, editorial Grijalbo. En la cubirta leo lo siguiente “cuando disfrutamos haciendo aquello que más nos apasiona, el tiempo transcurre de manera distinta y desarrollamos nuestra creatividad. Nos sumergimos en el Elemento, el lugar donde hacemos aquello que realmente queremos hacer y donde somos quienes siempre hemos querido ser.” Ahí es nada, compañero.
      Un abrazo y muchas gracias por tu aportación.

  2. Angeles dice:

    Al leer este post y el articulo del profesor José Antonio Segarra, me invade la sensación de querer contribuir con este proyecto, estar en el lado en el que todos somos más grandes.

    Gracias por el tiempo que dedicas en poner más vida en nuestro día a día.

    Un abrazo.

    Angeles

  3. Pepo dice:

    Realmente encomiable la labor de esta empresa. Su posicionamiento es diferenciador y su motor es la conciencia social.
    Me ha resultado muy revelador el testimonio del profesor Segarra, alejar a las personas de contextos paternalistas y darles la oportunidad de realizarse en el ámbito profesional.
    El trabajo sólo es trabajo cuando es digno, como bien apunta Alejandro, pero también el trabajo humaniza y, gracias a Dios, eso en la sociedad en la que vivimos aún no lo hemos perdido.

    Un abrazo y muchas gracias por tus reflexiones Luismi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.